BookStyle | Guía de lujo en Barcelona y Madrid
       

Arquitectura comprometida. Mallorca, espacios para vivir y soñar

Mayo 2018 | Lugares | Mallorca

Esta pequeña muestra de la nueva arquitectura en Mallorca, que abarca desde obra social hasta hoteles, casas particulares o centros culturales y educativos, da cuenta de la actividad arquitectónica que se da en la isla todos los años.
  • Casa en Santa Ponsa. SCT Estudio de Arquitectura. Ángel Sánchez-Cantalejo | © José Hevia
  • Suite. Hotel Son Moll Sentits. 3de3Arquitectes | © Gori Salva
  • Colegio en Santa Margarita. Antonio Forteza | © Gabriel Ramón
  • Casa en Santa Ponsa. SCT Estudio de Arquitectura. Ángel Sánchez-Cantalejo | © José Hevia
  • Lobby. Hotel Son Moll Sentits | © Gori Salva
  • Casa en Santa Ponsa. SCT Estudio de Arquitectura. Ángel Sánchez-Cantalejo | © José Hevia

Un amplio abanico de reformas y obra nueva, cada vez más comprometidas con el medio ambiente pero también con el diseño, amplían el interés turístico no solo hacia las playas sino a los pueblos, al campo, a la cotidianidad.

Muchas veces se pasa por alto la arquitectura cuando se viaja a una isla, pero en ella, la clásica y la contemporánea, está contada la historia del mundo; materiales y diseño imprimen en espacios y paredes casi todo lo que está sucediendo en el momento en el que se construye: los obstáculos y las libertades. Para constatarlo, se puede añadir al recorrido habitual mallorquín un poco de actualidad y descubrir la sensibilidad de los arquitectos que están dejando su huella en este y los últimos años.


Amadip

Esta obra de Alfons Romero y Mireia Cabaní Massip es un restaurante-escuela de más de 5.000 m2 construidos, concebido a partir de un módulo reproducible que permitió crear volumetrías rotas, siempre controlando la altura y minimizando el impacto en el lugar. Se trata de un espacio limpio y transparente que surgió a partir de tres exigencias básicas del cliente –sostenibilidad, poco mantenimiento y economía de materiales– y una del equipo de arquitectura –la acústica–. El espacio aprovecha al máximo la luz del sol gracias a un sistema de lamas motorizadas que permiten protegerse del fuerte asoleo veraniego y dejan entrar el sol en invierno. Ha sido construido con un sistema de pieles con cámaras de aire que sirven de aislantes y todas las aguas de lluvia se recogen en unos grandes aljibes que se aprovechan para usos diversos. También se integró a las fachadas, de forma pionera a nivel estatal, un sistema de placas solares térmicas que produce agua caliente. Los materiales de las mismas responden a la orientación, así, las fachadas este, sur y oeste están formadas por bloque, lamas y aberturas; en la cubierta y la fachada norte, chapa y cerramientos ciegos. Los materiales en los exteriores son sencillos, económicos y exentos de todo mantenimiento: bloque visto, chapa galvanizada y cerramientos de aluminio. El interior está formado por una estructura de madera laminada en espacios cálidos y diáfanos; “pieles” interiores evitan la reverberación y otros problemas acústicos habituales en grandes espacios como este.

Amadip Esment Fundació trabaja, desde 1962, para que las personas con discapacidad intelectual y sus familias disfruten y mejoren su calidad de vida y dispongan de las mismas oportunidades que todos los ciudadanos. Tiene una plantilla de más de 600 trabajadores, de los que, aproximadamente, la mitad tienen discapacidad intelectual. Esment agrupa actividades comerciales como imprenta y manipulados, restauración y atención en sala, agricultura ecológica, y tiene el objetivo de crear y mantener puestos de trabajo estables para las personas con necesidad de apoyo. 


Casa en Santa Ponsa
Las condiciones básicas sobre las que germina esta hermosa vivienda en Santa Ponsa son la orientación, las vistas sobre el mar y la implantación en una parcela de topografía singular, con un costado inclinado hacia el mar. A esto se sumaron otras premisas que SCT Estudio de Arquitectura tuvieron que tener en cuenta, como orientar las estancias principales hacia el sur y, para ello, construirlas sobre la pendiente, que baja en esa dirección. El resultado es una caja de madera totalmente abierta y apoyada sobre un sistema de muros estructurales que además articulan los diferentes espacios interiores. La terraza se asienta sobre el volumen de la planta baja. Uno de los porches aprovecha el vuelo de la caja de madera y se crea una zona de estar y comedor al aire libre orientado al sur; el otro, orientado al norte, genera un espacio cubierto de acceso a la vivienda.

En el interior, todo está organizado en torno a una escalera de un solo tramo y perpendicular al eje principal, calle-mar. Alrededor se forma un espacio de circulación principal desde el que se accede a las estancias principales. 


Hotel Son Moll Sentits

Son Moll Sentits es un hotel para disfrutar del sol y de la playa pero, además, es un espacio creado para agudizar los sentidos y las emociones de los clientes. Por ello, todos y cada uno de los espacios han sido diseñados de manera individualizada, seleccionando con sumo cuidado los materiales, las texturas, la iluminación y los colores. El resultado es un mundo casi mágico, único y elegante, que evoca la verdadera esencia mediterránea. Situado en la localidad costera de Cala Ratjada, un pequeño y tradicional núcleo veraniego situado al noreste de Mallorca, y en primera línea frente al mar Mediterráneo, este enclave privilegiado constituye el eje desde el que se desarrolla el proyecto. 

Con el fin de que todos los espacios habitados por los clientes estuvieran orientados hacia el mar, y teniendo en cuenta la parcela de geometría irregular sobre la que se levanta, el resultado es un prisma de base triangular formado por volúmenes que se desarrollan perimetralmente y que crean un espacio interior de considerables dimensiones, a partir del que se organizan todas las actividades. La amplitud, las formas, los colores suaves y dorados, y la iluminación, hacen del hall de acceso un espacio de transición casi onírico en el que es fácil dejar atrás los quehaceres rutinarios para zambullirse de inmediato en la calma de las vacaciones. A partir de ahí todo es mar, cielo y luz; el restaurante, los pasillos, la terraza y, sobre todo las habitaciones, son un homenaje a la imaginación y el descanso.

Proyectado por Arturo Vila, José Luis Pujol e Ignacio Pons, del estudio 3de3Arquitectes, con la colaboración de la interiorista Sara Espinosa, responsable del diseño de los espacios interiores y de la selección de mobiliario, el hotel tiene una superficie construida de 7.015m2 y 125 habitaciones.


Instituto en Santa Margalida

A las afueras de Santa Margalida, los niños de secundaria y bachillerato disfrutan de un colegio cuyos espacios y formas fueron diseñados al milímetro exclusivamente para ellos. Nada se le pasó por alto al arquitecto Antonio Forteza cuando pensó en los materiales, la luz del sol, los patios, los corredores y la naturaleza.

Con el fin de adaptarse al terreno desnivelado el programa se distribuye en varias alturas, lo que, atisbado desde lejos, atrae inmediatamente la atención. El acceso principal está en la cota más baja y, en ese mismo nivel, el polideportivo. Desde ahí se accede al vestíbulo a través de una amplia escalinata del mismo hormigón que lo armoniza casi todo. Una vez en el vestíbulo se entiende el proyecto de un solo vistazo. Se ven los dos cuerpos que conforman las aulas, los dos patios, el montículo aterrazado y, a lo lejos, la sierra de Tramuntana. En las zona de juegos las rampas sustituyen a las escaleras, solución mucho más segura para el correteo de los niños; y estas articulan todos los espacios, especialmente el edificio de educación secundaria y el de Bachillerato. Al interior de cada edificio, un pasillo central muy amplio y luminoso distribuye las aulas y los talleres. No tiene parte delantera ni trasera, todo es fachada principal, pero la mejor orientación la tienen las aulas. Los dos patios, uno más descubierto y el otro más claustral, se conectan por una pérgola que es la prolongación de una rampa hacia fuera. Sobre el espacio de circulaciones que conectan los dos edificios se apoya una tercera pieza con el gimnasio y la biblioteca. La sala de usos múltiples se sitúa cerca del vestíbulo de entrada, para que pueda utilizarse de forma independiente.

El color gris del hormigón, las diferentes alturas, las pérgolas, las rampas y la ausencia de fachada principal conforman un lugar etéreo que parece brotar del terreno.

 

AÑADIR COMENTARIO

0Comentarios