BookStyle | Guía de lujo en Barcelona y Madrid
       
Ver también:
 Volver

Real Monasterio y Palacio de San Lorenzo de El Escorial
Arquitectura religiosa

Considerada la octava maravilla del mundo, esta monumental obra de Juan de Herrera crearía escuela, hasta el punto de que, desde entonces, se denomina ‘herreriano’ al tipo de arquitectura representada por este edificio. Juan Bautista de Toledo inició su construcción en el año 1563 y, tras su muerte, Juan de Herrera la continuó hasta su culminación en 1584. Fue concebido por el rey Felipe II como panteón real, palacio y monasterio y, para la elección de su emplazamiento fueron consultados canteros, astrólogos, teólogos y arquitectos. Recibió el nombre de San Lorenzo en conmemoración de la victoria en la batalla de San Quintín, ocurrida el día de este santo. La grandiosa basílica que ocupa el centro del edificio es de cruz griega y con una gran cúpula central. Allí es donde el pueblo seguía los oficios religiosos, reservándose el interior para la aristocracia y la realeza. Arquitectónicamente sorprende la bóveda plana que sostiene el coro alto. La capilla mayor fue diseñada para albergar bajo ella la cripta de los sepulcros reales. Carlos II aportó el retablo de la sacristía, presidido por la obra maestra de Claudio Coello. Su ubicación en el interior del edificio es una de sus originalidades arquitectónicas, con las ventanas talladas geométricamente, sin molduras ni cornisas. La biblioteca encierra uno de los fondos bibliográficos más valiosos del mundo, con cerca de 45.000 impresos de los siglos XV y XVI y más de 5.000 manuscritos árabes, latinos y castellanos. Felipe II era un gran amante de la naturaleza, por lo que los jardines juegan un papel fundamental en todo el entorno del edificio. Los Jardines de los Frailes son los únicos que pueden visitarse.

Datos de contacto:

Av. Juan de Borbón y Battemberg s/n
San Lorenzo de El Escorial