BookStyle | Guía de lujo en Barcelona y Madrid
       

Barcelona Style

¿Ya conocías a...?

Ilustración Made in Spain

Enero 2015 | ¿Ya conocías a...? | Barcelona - Madrid

Son reconocidos internacionalmente y su trabajo destaca en las principales cabeceras editoriales, en el mundo de la moda y en la publicidad.
Collage digital, de Ernesto Artillo
Razzmatazz, póster, de Ricardo Cavolo
Vajilla de porcelana, de Nuria Blanco
Serie Animales Circo, Valero Doval
Ilustración para el libro Esa jirafa es mía, Miguel Tanco
Ilustración para el libro Frankenstein, Elena Odriozola

Están en todas partes: en la taza de café con la que ha desayunado, en la portada de la novela que está leyendo o tal vez en la camiseta que lleva puesta su hijo pequeño. Nos rodean sutilmente sin que seamos conscientes de hasta qué punto las ilustraciones embellecen nuestra vida o nos ayudan a comprender la realidad que nos rodea.

La ilustración española atraviesa un momento muy bueno. Sus creadores -que abarcan todas las técnicas: óleo, acuarelas, collages, ilustración digital o muralismo- son reconocidos en el mundo entero y desde las principales cabeceras editoriales hasta grandes marcas de retail se pelean por su talento.

Seis de estos artistas multidisciplinares, Ricardo Cavolo, Miguel Tanco, Elena Odriozola, Valero Doval, Ernesto Artillo y Nuria Blanco, han conversado con Book Style sobre su oficio.

Érase una vez...
…porque muchos de nuestros entrevistados comenzaron devorando cuentos y cómics. Miguel Tanco o Valero Doval, por ejemplo, descubrieron el dibujo a través de los libros. Ricardo Cavolo, en cambio, tuvo al maestro en casa pues su padre tenía un estudio de pintura, así que aprendió a coger un lápiz antes que a caminar. Otros, sin embargo, como Elena Odriozola, no descubrieron la ilustración hasta mucho más tarde. En su caso, fue el cierre de la agencia de publicidad en la que trabajaba lo que hizo que fuera dedicándose a esto, sin proponérselo, pues ya había ilustrado un par de cuentos.

En cuanto a la forma en que el sistema educativo supo o no detectar y encauzar sus vocaciones, Ernesto Artillo se considera un hombre con suerte. “Tuve profesores maravillosos; el de cultura clásica sigue siendo una influencia importante para mí. Creo que el sistema sí trata de encauzar a los niños, pero la labor principal es de los padres, que dan amor, apoyo y libertad”.

¿Existe aún quien considere la ilustración como un arte menor?
“Tratándose de arte aplicado, es normal que se cometa el error de tratarla de un modo más superficial. Es importante señalar que hay ilustraciones de baja calidad al igual que hay esculturas o pinturas de baja calidad. Creo que lo que está cambiando a mejor es el trato que se le está dando a las ilustraciones de uso comercial, pero de gran calidad artística”, señala Miguel Tanco.

Según Doval, “mucha gente no sabe apreciar el arte o trabajo creativo que hay detrás de una profesión, ya sea ilustración, peluquería o panadería. Todo es cuestión de abrir la mente y darse cuenta de que no hay nada menor ni mayor, sino cosas bien y menos bien hechas”.

Todos ellos tienen obra personal, pero buena parte de su trabajo lo hacen para terceros. ¿Cómo se trabaja a partir de la idea de otro?
Ricardo Cavolo lo tiene muy claro: “Hay que aparcar el ‘ego de artista’. Cuando trabajas para alguien, tú eres parte del proceso para un producto final, por tanto tienes que saber traducir con tu trabajo lo que se está buscando. Tú, el artista, no eres el importante, eres una herramienta más, pero sin perder tu personalidad en lo que haces”.

Para Nuria Blanco, “es un trabajo muy divertido porque nos hace salir de nuestro mundo y compartir conocimientos. Cambiar de registro siempre enriquece”.

A Elena Odriozola le gusta trabajar a partir de una idea que le atraiga (que no siempre es el caso) y transmitir su punto de vista. “Me sirvo de esa idea ajena para contar la mía”.

El mundo digital ha facilitado mucho su promoción, pero también los plagios (como ha sucedido alguna vez con grandes marcas de retail). ¿Cómo lidiar con esto?
Para Miguel Tanco, “son más los efectos positivos que los negativos. La promoción llega global y rápidamente, y aunque hay tendencias y modas efímeras, la calidad siempre destaca. Desde ese punto de vista, la promoción digital es meritocrática”.

Elena Odriozola, sin embargo, considera que, aunque el mundo digital facilita cualquier promoción, no es la única forma. “Es algo contradictorio: por un lado es fantástico porque te da la opción de conocer muchísimas cosas, pero a la vez nada dura, todo se hace viejo al instante. Todo es para ya, es algo superficial”.

En cuanto a la posibilidad de ser plagiados, Nuria Blanco asegura que es difícil luchar en contra. “Decía Miuccia Prada que es bueno que te copien porque significa que tu marca es conocida, pero en el caso de Prada es fácil decirlo porque vende millones de euros. En el caso de una artista es más complicado, da mucha rabia, pero es imposible luchar contra ello. Es difícil de demostrar. A la larga creo que queda el talento, y el público sabe valorar lo genuino y lo auténtico”.

¿Cómo describir a España en una ilustración?
“Podríamos usar el concepto de cielo, purgatorio e infierno. Y tal vez podría ser una ilustración interactiva. Dividiría la hoja en tres partes y la pasaría a cada uno de los españoles para que colocara en cada lugar a quien creyera conveniente”, dice Doval.

Cavolo, por su parte, destacaría la variedad de culturas. “Me encantaría hacer como esos mapas medievales con pequeñas ilustraciones detallando las particularidades de cada territorio”.

Para Ernesto Artillo, España está en todas sus ilustraciones. “Tengo un amigo que me dice que siempre hago cristos y vírgenes o que mis ilustraciones… ¡parecen falleras! Si tuviera que decantarme por una ilustración, haría una mujer con mucho carácter y el mar”.

“No sé por qué, pero la primera imagen que me viene en mente es un parque con niños jugando ajenos a todo, viejecitos al sol y algunos padres abstraídos con sus pensamientos”, dice Miguel Tanco para cerrar.—

AÑADIR COMENTARIO

0Comentarios