BookStyle | Guía de lujo en Barcelona y Madrid
       

Diseñador.es Francis Montesinos/Álvaro Castejón & Arnaud Maillard (Alvarno)/Moisés Nieto/Ion Fiz/Tissa Fontaneda

Mayo 2014 | ¿Ya conocías a...? | Moda | Barcelona - Madrid

¿Existe una industria del lujo en España? ¿Cómo está la salud del sector? Seis diseñadores -creadores, emprendedores y empresarios, a la vez- toman el pulso a la moda española.
alvarno ss'14
moises nieto ss14
ion fiz ss14
francis montesinos ss'14
tissa fontaneda 2214
tissa fontaneda ss14
ion fiz 2 ss14
alvarno ss14
moises nieto ss14

En un país tan polemista como éste, y con puntos de vista tan encontrados en casi todos los aspectos (Madrid-Barça, derecha-izquierda, Cola Cao-Nesquik…), no esperábamos conseguir que un grupo de diseñadores de moda se pusieran de acuerdo en muchas cuestiones; sin embargo, así como hay personajes capaces de aglutinar un consenso general (¡todos amamos a Iniesta!), los creadores, en conjunto, aseguran una cosa: en España, la moda no cuenta con apoyo institucional.

Francis Montesinos, uno de los decanos de la moda española, asegura que “los presupuestos todavía dependen del color político, y esto genera inestabilidad y que no caminemos todos en la misma dirección. Así es imposible avanzar”.

Álvaro Castejón y Arnaud Maillard -dúo fundador de Alvarno y actuales directores creativos de Azzaro- van más allá. En su opinión, “hay muchos intereses creados, y mucha gente a la que no le interesa que algo que no funciona, pase a otras manos que lo haga funcionar. Al final es la imagen de la moda de España la que sale perdiendo, y con ello los diseñadores y la industria; así nunca vamos a salir de esta burbuja de falsa pasarela internacional”.

Ion Fiz señala que Italia y EE.UU. han apoyado su moda y están recogiendo mucha riqueza en todos los aspectos. El diseñador vasco asegura que la moda puede convertirse en un gran negocio con un poco de voluntad institucional.

¿En qué consiste ese apoyo que todos piden? De entrada. algo tan sencillo como invitar a la prensa y a los compradores internacionales a la pasarela. Esto ayudaría a tener más repercusión mediática fuera de las fronteras españolas. Lo mismo piensa Tissa Fontaneda. La diseñadora de bolsos y complementos asegura que, en países como Francia, la moda y el lujo son apoyados como patrimonio del país. En su opinión, además de eso, en España hace falta hacer marketing del lujo. “Tenemos que aprender de Italia, ellos son los reyes del marketing. El concepto Made in Italy nos remite de inmediato a la idea del lujo. En cambio, Made in Spain no. Es injusto, porque hay creatividad, y los materiales y la mano de obra españoles son los mejores. Hay que aprender a promocionar estos valores”.

En cuanto a la salud de la moda en España, Arnaud y Castejón señalan que, además de los gigantes del low cost (Inditex y Mango) hay sectores muy potentes y pioneros como, por ejemplo, el de la moda nupcial o el de la industria del calzado. Pero “desgraciadamente, la nota general es que la moda funciona copiando lo que se hace fuera, en las pasarelas internacionales”.

Montesinos ve “pocas fortalezas y más debilidades que otra cosa... Precaria y poco ilusionada ante el mundo fashion al que nuestro país está poco acostumbrado, ya que nos subimos al carro hace relativamente poco tiempo”.

Un poco más optimista se muestra Moisés Nieto. El joven diseñador -que en 2013 desfiló por primera vez en la MBFW, después de haber estado tres veces en EGO-, siente que la moda española está renaciendo. “Hay una nueva hornada de diseñadores -Juan Vidal, Rabandea, Etxebarria…- que, aparte de hacer moda, no nos conformamos con desfilar, que buscamos vivir de nuestro trabajo, y nuevas formas de venta”. En su opinión, falta educar al consumidor para que compre “Hecho en España”, para que asuma que lo hecho en España es de mucha calidad. “Hay que educar la compra, enseñar que no hace falta comprar cada tres meses prendas de usar y tirar”.

Una cosa es la pasarela y otra la calle. ¿Cómo innovar y a la vez crear prendas comerciales y “ponibles”?

Es el eterno dilema, tienes que sorprender a la prensa y atraer al público de la calle, señala el dúo de Alvarno. “Al final lo importante es transmitir emociones y ser coherente con uno mismo. Se sigue innovando mucho en tejidos y se puede investigar con nuevos materiales y volúmenes, pero después las mujeres, que en general se conocen bien y tienen un estilo muy definido, son las que deciden qué riesgos están dispuestas a correr”.

Montesinos afirma que “ésta es ley de vida en este métier: es muy difícil identificar ese punto crítico entre el arte de la moda y la comercialización, porque el consumidor no se equivoca”.

Nieto coincide, añadiendo que es difícil conjugar prendas sencillas y ponibles con las más conceptuales. “Yo hago una parte de imagen para la prensa, y una parte enfocada a la venta”.

Los grandes retailers clonan sin piedad, pero luego se dan colaboraciones entre los diseñadores clonados y estas empresas. ¿Es una relación simbiótica?

Para Castejón y Arnaud es una manera más de hacer hablar de la marca y de abarcar más mercado. “Ahora nadie es ajeno al low cost y por eso se crean estas sinergias. Está claro que ambas partes encuentran un beneficio. Es una buena declaración de intenciones. Os copiamos, pero a la vez os dejamos que os aprovechéis de nuestra plataforma de comunicación”.

Moisés Nieto coincide, agregando que “hay marcas muy conocidas, pero otras que sólo conoces si sabes de moda, como Maison Martin Margiela o Comme des Garçons, que al hacer estas colaboraciones se dan a conocer al gran
mercado y se crea la aspiración”.

Tanto el dúo de Alvarno como Tissa Fontaneda han trabajado para algunas de las principales casas de moda antes de dar el salto a la independencia -ellos en Chanel y Celine; ella, en Loewe y Swarovski. ¿Qué se aprende trabajando en una gran Maison?
“Nosotros hemos aprendido todo. Aparte del lujo de trabajar con auténticos genios que forman parte de la historia de la moda, aprendes a manejarte en un mundo que tiene unos códigos muy concretos. Es un máster intensivo  que no tiene precio y que te ofrece una visión internacional real del negocio que aplicamos en nuestro día a día”.

“Con Swarovski viví el final de los accesorios de alta costura. Antes era una sola persona la que hacía un bolso, ahora todo es una cadena de montaje; hasta en Hermès, porque tienen demasiada demanda. En cuanto al proceso de creación, para hacer un bolso, en Loewe teníamos reuniones de horas para decidir un color... por eso prefiero estar en mi propia empresa pequeña, porque no me gusta la burocracia de las grandes casas”.

¿Quién marca la tendencia de lo que se usará en las próximas temporadas? ¿La calle? ¿Los fabricantes de tejidos? ¿Los medios? ¿Los diseñadores?
Según Francis Montesinos, sólo los grandes creadores son capaces de marcar nuevas tendencias. “Este privilegio es suyo... aunque no se puede olvidar ni la calle, ni la industria, ni la prensa, ya que todos se retroalimentan unos de otros”.

Moisés Nieto es contundente: “¡No tengo ni idea! Debe haber 4 ó 5 personas que deciden. Por ejemplo, está la web www.wgsn.com donde te marcan las 4 corrientes que se llevarán el próximo año, con sus siluetas, tejidos y colores...
son grupos de expertos. Después, la gente también coincide”.

¿Qué recomendarían a un diseñador que quiera lanzarse al mercado, no sólo como creador, sino también como empresario?
Ion Fiz lo tiene muy claro. “Mi consejo es que aprendan mucho, que realicen prácticas en ateliers de creadores, modistos o firmas comerciales, dependiendo de a dónde quieran dirigir su futuro; que primero aprendan bien la técnica y todo lo que puedan, antes de lanzarse a esta aventura, porque no es fácil”.

Para Montesinos, “las recomendaciones son siempre las mismas: trabajo, trabajo y más trabajo, equivocarte muchas veces, procurando no tropezar siempre con la misma piedra”.

La mayor parte de nuestros entrevistados tiene presencia en las redes sociales. ¿Leen blogs de moda? ¿Qué papel creen que tienen los bloggers en la difusión y/o creación de tendencias?

Tissa Fontaneda es tajante. “Hay bloggers a los que se les da bastante más importancia de la que deberían tener. ¡Hay mucha tontería! ¿Es normal que una niña de diez años esté en los front row de todos los desfiles de moda porque escribe un blog (en referencia a Tavi Gevinson y Ophelia Horton)? Me gusta Sartorialist, es fantástico; pero ahora todo el mundo lo copia”.

En Alvarno matizan. “Es una realidad que está ahí, gente apasionada de la moda y diferentes maneras de expresar dicha pasión. Hay que hacer una selección, porque no todo vale. Los grandes blogs de moda en el mundo tienen un papel muy importante porque son prescriptores con mucha audiencia. Todas las firmas de moda y de lujo son conscientes de que el fenómeno blog es una herramienta más de comunicación y llega a un público muy diferente”.

Como los grandes chefs, que pese a sus elaboradas creaciones para ellos suelen preferir platos simples, a veces los diseñadores de moda son tremendamente sencillos en su vestir… ¿Qué prendas hay en su armario?

Montesinos se apresura a responder. “Yo más bien quiero creer que no es así, y desde luego no es mi caso, aunque también es verdad que a veces “en casa del herrero, ¡cuchara de palo! Mi armario no es nada sencillo, todo lo contrario.
Casi todo es Montesinos, así que de aburrido, nada.... Es como mi moda: con fuerza, vida, color y un poco de ironía. Bien salpimentada, como haría cualquier gran chef”.

A Ion Fiz le gusta “la buena prenda, que siente bien y sea de calidad, tanto el corte como el tejido, junto con los detalles de botonadura u otros elementos, sencillos y elegantes: camisas en blanco de Ion Fiz, jeans, blazer y trench, chaquetas de cuero, y una gran colección de zapatos y deportivas. ¡Me encanta el calzado!”.

¿Para quién diseñan?
Ion Fiz lo hace para hombres y mujeres “contemporáneos y sofisticados, que sólo visten prendas bien acabadas de calidad, con clase, Made In Spain, sin explotar a seres humanos”.

“A lo largo de los más de 40 años que llevo en esta profesión -concluye Montesinos-, siempre he diseñado para una mujer enamorada de la moda, con todas sus consecuencias”.—

 

AÑADIR COMENTARIO

0Comentarios